TURISMO GASTRONÓMICO

Somos los primeros operadores en Nueva Esparta en generar la gran alianza Turística y Gastronómica para desarrollar rutas y circuitos gastronómicos en las paradisíacas islas de, Margarita, Coche y Cubagua, de la mano de sus protagonistas sus portadores de tradición, sus cocineros, sus chef, restaurantes, chiringuitos, mercados, Institutos culinarios de la talla del Instituto Iberoamericano de Recreación , Turismo y gastronomía que en su conjunto le harán tener toda una experiencia deliciosa, sensorial, emocionante, cargada de identidad y de amor por lo nuestro, será toda una experiencia que querrá repetir, porque el mejor ingrediente para una receta perfecta y deliciosa es el amor y con amor los esperamos para vivir juntos esa experiencia.

El proceso de patrimonialización y Salvaguarda de la Gastronomía Venezolana fortalecerá la culinaria nacional impulsando el desarrollo de los procesos y la creación de productos únicos y sostenibles, que conformen una oferta competitiva dirigida a la estructuración de rutas gastronómicas, en las cuales la participación comunitaria represente un valor agregado dado su rol protagónico dentro del proceso, además de salvaguardar y proteger nuestro pasado culinario.

El valor de la gastronomía como producto nacional determina acciones precisas hacia la patrimonialización, su salvaguarda y su vinculación al turismo como vinculo indivisible. La Culinaria Venezolana tiene una función rememorativa a través de la cual puede ser comprendida la identidad nacional, además de ofrecer elementos originales que, combinados con una estructura organizacional sostenible, puede representar la ecuación del éxito hacia el desarrollo del Turismo específicamente el turismo Gastronómico. Es decir, el correcto balance entre valores culturales, identidad y cambios.

La gastronomía criolla es un valor cultural importante que puede y debe ser integrado a los destinos turísticos, dado que ofrecerá a los visitantes nacionales o foráneos el conocimiento de las cocinas: local, regional y nacional. Dado este marco, la alternativa con mayor fortaleza en el proceso de patrimonialización de la gastronomía venezolana es la creación de redes constituidas por unidades de negocio que aporten a dicha red un valor agregado. Por consiguiente, a través de la revalorización de la gastronomía nacional se puede promocionar el uso de determinados alimentos, propiciándose la renovación de su consumo, así como procesos, equipos y rituales utilizados en su preparación, los cuales se convierten en claves de la identidad nacional, y en ventajas comparativas en actividades tales como el turismo.

Las prácticas de la alimentación pueden ser utilizadas como un laboratorio para comprender las relaciones sociales, y la manera cómo diferentes culturas preservan su sentido de identidad a través de ellas; por ejemplo, los noruegos ingieren truchas a diario, los chinos consumen soya en sus diferentes formas y los venezolanos sustituyen el pan por la arepa en los diferentes turnos de comida. Lo cierto es, que las prácticas alimentarias revelan las características propias de cada región, localidad o lugar, y definitivamente constituyen uno de los valores más ilustrativos de las costumbres, tradiciones y usos de los pueblos. Estos aspectos contribuyen con la preservación de la identidad de cada comunidad y minimiza la estandarización de la cultura. Asimismo, la satisfacción gastronómica está en primer lugar de los placeres derivados del viaje. La impresión favorable o no que tendrá de ella el viajero, puede condicionar su valoración y recuerdo de los restaurantes que ha visitado y de todo lo que ha visto y vivido en el viaje Si queremos desarrollar el Turismo. Necesitamos de todos, contamos contigo.